La gastronomía de Chile – Información para viajeros

by Ale Werner

Visitar Chile es una aventura desde todo punto de vista: la naturaleza, las actividades culturales, los deportes de aventura y por supuesto, la gastronomía, hacen del país un destino turístico imprescindible en América Latina. No es casualidad que durante los últimos años el país haya aparecido frecuentemente encabezando las listas de los mejores destinos turísticos en la región, siendo la principal razón la variedad de su naturaleza, que otorga a la cocina chilena ingredientes únicos, frescos y llenos de sabor.

La gastronomía chilena es fruto de la fusión entre los ingredientes y preparaciones indígenas y los aportes de la colonización española y de las subsecuentes oleadas migratorias desde Alemania, Italia y más recientemente desde América Latina. Así surgen platillos como el charquicán, un guiso que encuentra sus raíces en las tradiciones quechua y mapundungun, y que se elabora con charqui (carne deshidratada) y zapallo, junto a otros ingredientes como ajo, cebolla, papas o choclo. Del charquicán existen diversas variedades en las distintas regiones del país, incluyendo el denominado charquiyuyo, que utiliza como ingrediente emblemático el alga llamada “cochayuyo” y que es uno de los ingredientes más característicos de la cocina chilena, al habitar únicamente en las costas de los mares subantárticos.

Por otra parte, las empanadas son un platillo mucho más cotidiano, que forman parte de la alimentación chilena de un modo arraigado e inseparable, teniendo el potencial de ser desayuno, almuerzo, cena o tentempié. La empanada chilena es elaborada con una masa a base de trigo, y puede ser frita, aunque es más frecuente encontrarla horneada. Si bien existe amplia posibilidad de rellenos, los más tradicionales son el pino -un guiso hecho con carne picada y cebolla-, el pollo, el queso y los mariscos. Las empanadas pueden encontrarse en cada calle y esquina de Chile, e incluso existe quien, como Tarragona, las lleva a domicilio a donde quiera que el consumidor se encuentre.

Otro de los platillos que no puede dejar de probar quien visita Chile es la humita: tradicional de la región andina, preparaciones similares pueden encontrarse en Perú, Bolivia, Argentina y Ecuador, pero la humita chilena se prepara moliendo el choclo fresco con cebolla picada que ha sido frita en albahaca y manteca, preparando así una masa que se envuelve en las hojas tiernas del choclo, se amasa y se cocina en agua con sal. Puede servirse espolvoreando azúcar sobre ella, o acompañándola con ensalada de tomate. En ambos casos, es necesario aprovechar el verano para comerla, pues es el tiempo de esplendor del choclo en Chile.

Por último, si queremos vivir la experiencia completa, es indispensable probar el mote con huesillo: una bebida dulce hecha a base del jugo almibarado del durazno, acompañado de duraznos deshidratados y mote de trigo. La bebida perfecta para refrescarse o saciar el hambre, dependiendo de la ocasión, el mote con huesillo es único de Chile y emblemático de la temporada de verano.

ALSO READ:  Atracciones cerradas en Italia por coronavirus

Quizás también te guste...

Leave a Comment

* Enviando este comentario estás de acuerdo con el registro de tu información. Prometemos no publicarla ni nada malo!

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. si continuas navegando en él, es por que no tienes problema con esto. ¡Acepto!