Como evitar el mal de altura

mal de altura,mal de puna,mal de montaña

Como evitar el mal de altura

Como evitar el mal de altura

El mal de puna, soroche, mal de altura o mal de montaña es un estado físico que afecta a quienes se encuentran a una gran altura respecto al nivel del mar; y en general han subido de forma abrupta hasta esta. Este malestar puede arruinar por completo tu visita a donde estés o tu experiencia de escalada; por lo que es completamente necesario que lo conozcas y sepas como prevenir el mal de altura.

Nosotros lo experimentamos en nuestros viajes a San Pedro de Atacama en Chile (altura máxima alcanzada 4.100 metros), en el Salar de Uyuni (altura 3.850 metros) y en la Reserva Nacional Eduardo Abaroa en Bolivia (altura máxima alcanzada 5.000 metros).

¿Por qué sentimos el mal de altura?

Mientras mayor es la altura respecto al nivel del mar, menor es la cantidad de oxigeno que nuestro cuerpo es capaz de absorber. Al aumentar la altura, la cantidad de oxígeno y nitrógeno disponible en el aire va disminuyendo; lo que afecta tanto nuestro sistema cognitivo como corporal ocasionando el mal de altura. Este es un hecho científico, no tenemos nada que hacer al respecto y solo podemos tomar precauciones para evitar los síntomas del mal de puna.

En general el malestar de altura se relaciona directamente con la altura y la velocidad de subida del cuerpo. Si un día estás tomando sol en la playa y al siguiente decides escalar una montaña a 3.500 metros de altura seguramente tu cuerpo no habrá alcanzado a adaptarse a las nuevas condiciones y sientas el malestar.

Los géiseres del sol de mañana en Bolivia están a 5.000 metros de altura

La actividad física y la deshidratación también juegan un papel clave en el mal de altura o mal de montaña. Si empezamos a correr, nuestro cuerpo necesitará más que no estará disponible, haciéndonos completamente propensos a sentirnos mal. Lo mismo si estamos deshidratados.

¿Cuáles son los síntomas del mal de altura?

Los síntomas del mal de altura son:

  • dolor de cabeza
  • mareos
  • agotamiento físico
  • falta de apetito
  • sentimiento de nerviosismo
  • temblores
  • vómitos
  • aumento del ritmo cardiaco
  • trastornos del sueño (somnolencia o insomnio, dependiendo de la persona).

En general, lo vas a saber reconocer. Es un malestar corporal y mental completo, sientes que tu cuerpo está apagado y no tienes ganas de seguir moviéndote. Sientes como si hubieses corrido cien maratones y luego hubieses comido algo que te calló mal. Realmente, el mal de puna te hace sientir pésimo.

Hay estudios que demuestran como la edad ayuda a no padecer este mal; es decir en jóvenes es más probable sentirse mal. Puede ser por la madurez del sistema nervioso, pero no está muy demostrado.

¿Cómo evitar el mal de altura?

Hidratación

Lo más importante para evitar el mal de altura es mantener tu cuerpo hidratado. Por lo menos 3 litros de agua diarios a más de 3.000 metros de altura ayudarán a tu cuerpo a oxigenar mejor; por tanto, la probabilidad de mal de montaña disminuye. Esto es crucial sobre todo en niños.

Coca

Se dice que la hoja de coca ayuda a tu cuerpo a oxigenar mejor, por lo que evita y mejora el mal de puna. La puedes consumir de forma directa masticándola o en dulces o infusiones de té.

Para los paranoicos, es imposible sentir efectos de droga con las hojas de coca. Se necesitan 500 bolsas de té para extraer un gramo de cocaína; de la cual solo un 0,1% podría ser absorbido por tu cuerpo. Es imposible sentir algún efecto narcótico.

Aclimatación

¿Haz escuchado de los alpinistas y escaladores de alta montaña que se “aclimatan” antes de seguir subiendo? En teoría, luego de pasados los 3.000 metros de altura uno no debería subir en escalas mayores a 500 metros por día. El mal de altura puede comenzar a alturas tan bajas como los 2.500 metros de altura, por lo que es importante tomar en serio el hacer ascensos lentos y seguros. No por nada los escaladores de montañas duermen en campamentos intermedios; no es solo para descansar, sino también para aclimatarse.

Geiseres del Tatio Guia de viaje San Pedro de Atacama en Chile

Géiseres del Tatio en San Pedro de Atacam, Chile

Por ejemplo, si viajas de Santiago de Chile (500 metros de altura) a San Pedro de Atacama (2.400 metros de altura) dale algunos días a tu cuerpo antes de ir a los Geyseres del Tatio (4.100 metros de altura).

Movimientos lentos y suaves.

Sobre todo, si no tienes un buen estado de físico y no estás acostumbrado a hacer ejercicios de cardio, no te muevas rápido. Sí, sabemos que estás emocionado y quieres ver todo a tu alrededor, pero muévete lento y de forma relajada. No te sobre excites ni hagas que tu cuerpo necesite más oxigeno de ninguna forma.

El alcohol y el tabaco

Estos solo te servirán para empeorar tu capacidad pulmonar y para necesitar más oxígeno en pasar la resaca. Si sabes que vas a subir rápidamente y a gran altura, entonces el día anterior (o los días anteriores si es posible) no fumes ni tomes grandes cantidades de alcohol.

¿Qué hacer si tengo el mal de altura?

El debido descanso

Apenas comiences a sentir síntomas del mal de altura, como mareo o cansancio, recuéstate y respira profundo. Descansa y deja cualquier actividad que hayas estado haciendo.

Tomar agua

Toma agua, pero sin que te de asco. Si las ganas de vomitar ya son demasiadas, entonces no lo hagas.

Oxigeno

En casos extremos algunos centros turísticos, guías de escalada y campamentos disponen de tanques de oxígeno. Debido a que el mal de montaña es ocasionado por falta de oxígeno, es lógico que si comienzas a recibir las cantidades correctas comiences a sentirte mejor.

Descender

Si las alternativas anteriores no funcionan o no están disponibles, tendrás que descender. Desciende hasta el punto en que no te sentías mal y espera un par de horas hasta que tu cuerpo se aclimate antes de tratar de subir nuevamente. Este en el único método realmente infalible para mejorar el mal de altura.

No Comments

Post A Comment